N

N

Entrada destacada

Sanperrestre Urban Tour 2015

A ritmo de chirigota gaditana y bajo el lema  “ Ay perrito mío, cuánto te quiero ”  desde El Refugio dan luz verde a la quinta edición c...

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Cyrano de Bergerac hasta el 6 de enero


Cyrano de Bergerac 
de Edmond Rostand
Teatro Valle-Inclán (Centro Dramático Nacional)


Cyrano de Bergerac es, desde hace más de 25 años, uno de los referentes más intensos del teatro de nuestro país. 
Cyrano de Bergerac es conmovedor y encantador, te engancha desde el principio y seduce. Es un hombre fuerte, ágil, inteligente, un líder. Es buena persona, agudo, atrevido, valiente, ligeramente impertinente e irónico. Consigue ofender pero a la vez atrae. Es un caballero orgulloso y coherente, un hombre íntegro que jamás aceptaría venderse. Ágil con la espada y con el verso. Un hombre total: bueno en las letras y en la batalla.
Así presentado, parecería el hombre perfecto, pero no. No, la perfección no existe... y Cyrano tiene un problema. Una deformación que se concentra en su gran nariz. La jugada del autor es magnífica, porque la nariz es lo que lo hace imperfecto. Es la muestra visible de la imperfección. Cyrano está obsesionado con su nariz desproporcionada y su problema con ella se enquista en su espíritu y tiñe toda su existencia, que se vuelve por ello complicada y difícil. Sufre.
Cyrano es fuerte y valiente (tiene todas las cualidades de un hombre) y a la vez es extremadamente sensible y dado a la palabra. Un hombre que acaba seduciendo no por su físico sino a través del pensamiento y la poesía. A través de la palabra afilada. Finalmente, el defecto de Cyrano (su gran nariz) le hace ser más brillante, pero le hace sufrir desmesuradamente. Y cuando conoce a Cristià, joven y guapo, fabrican un juego inteligente que va tejiendo una trampa para los personajes. Un juego muy shakespeariano que consiste en hacer teatro dentro del teatro. Suplantar personalidades, llegar al espectador de forma clara: si interpretas a otro creces con él, y te metes en mundos peligrosos pero preciosos.

En tiempos de crisis buscamos emociones fuertes y «totalmente tremendas». Buscamos con ansia aquello que hace vibrar el cuerpo y el alma. Aquello que te hace reír mientras lloras. Cyrano es una obra de mosqueteros, con peleas, bailes, espadas, carreras, guerras, amor, teatro, canciones, traiciones, conspiraciones, emoción, muerte y más amor. Una obra completa y extraordinaria


Teatro Valle-Inclán
Plaza de Lavapiés s/n  Madrid  -  Metro: Lavapiés
Horarios: de martes a sábados 20.30 h. Domingos a 19.30 h.
Entradas: 16 y 20 €

0 comentarios:

Publicar un comentario